Etiquetas

, , , , , , ,

Hace algún tiempo, tuve en mis manos dos obras de arte literarias. Una de ellas fue Purga, de Sofi Oksanen (ed. Salamandra), un retrato fascinante y abrumador sobre una realidad cercana y a la vez lejana – se mueve entre el pasado y el presente, entre las guerras que han asolado Europa y las desgracias que la siguen asolando, como la trata de blancas -, con el trasfondo de la debastación que puede crear en el alma humana el miedo y la humillación, pero también con esa inagotable capacidad que tiene el ser humano de luchar, de sobrevivir.

Ahora, Salamandra publica su nueva novela, Cuando las palomas cayeron del cielo, una historia que se mueve, de nuevo, entre épocas, viajando del presente al pasado para mostrar un retrato de lo que ha vivido Estonia, ese país que, durante años, fue pasando de unas manos a otras, sin importar en absoluto la vida de sus habitantes. En ese marco histórico, Sofi Oksanen narra la historia de las personas que vivieron este ir y venir constante de tiranías, intentando sobrevivir, intentando lidiar con los monstruos ajenos y propios para demostrar que, sea quien sea el tirano que ocupa el poder, ciertas pasiones humanas no cambian, y aquel que es mezquino, aquel que quiere triunfar a cualquier precio, se arrimará al primer árbol que le cobije, sea del color que sea.

palomas_cayeron_cielo

La otra joya fue Nada se opone a la noche, de Delphine de Vigan, una extraordinaria biografía novelada o novela biográfica en la que la autora ahonda en las luces y las sombras de la mente y el alma humana, en los recuerdos y las emociones, en las ilusiones y los abismos que nos conforman como personas. Y lo hace desde la cercanía de las relaciones familiares, desde la mirada real de quien ha podido mirar a los ojos a lo desconocido, a lo que nos supera, a lo que no entendemos, para convivir con ello, para comprenderlo.

Ahora, Anagrama nos trae la nueva novela de Delphine de Vigan, Días sin hambre. De hecho, es anterior a la gran Nada se opone a la noche, pues se publicó en 2001 bajo el pseudónimo Lou Delvig por razones familiares. Días sin hambre es el relato de una realidad dolorosa, pero realidad al fin y al cabo: la anorexia. Delphine de Vigan nos narra la historia de una joven anoréxica de diecinueve años, y lo hace a través del diario de Lauren, donde ésta muestra la existencia de un cuerpo al borde de la muerte y el camino que debe recorrer para recuperarse, para volver a conectar con la vida y descubrirse.

Maquetaci—n 1

Dos pequeñas joyas que ocupan ahora las estanterías de nuestras librerías y que, probablemente, sean equiparables a sus predecesoras.

Con ganas de hincarles el diente y sumergirme en sus páginas.

Inés Macpherson