Maestros del horror de Arkham House (Valdemar)

Etiquetas

, , , ,

En 2017, Valdemar reeditó una maravilla de su catálogo, Maestros del horror de Arkham House, cuya primera edición había aparecido en 2003. Yo hacía algunos años que tenía en mis manos este libro, y por fin he tenido la oportunidad y el placer de leerlo y disfrutarlo con la calma que se merece. Y es que esta antología es mucho más que una simple reunión de relatos, pues, gracias al trabajo extraordinario de Peter Ruber, encontramos no sólo una selección de cuentos, sino una ventana a la historia de la editorial Arkham House, fundada en 1939 por el escritor August Derleth, con la intención de editar la obra de H. P. Lovecraft.

Maestros del horror de Arkham House

El libro empieza con una interesante introducción que nos abre las puertas a la historia de esta editorial de literatura fantástica y de terror que supo reunir a algunos de los autores más prolíficos e interesantes del género. Todos ellos escribían relatos que después se publicaban en clásicos del pulp como Weird Tales. A menudo fueron esas revistas las que los mantenían a flote, porque la vida del escritor en esa época no era fácil. Tampoco la de editor, y si no que se lo pregunten al propio Derleth. Ruber nos explica las complicaciones, las dificultades económicas… Pero también nos explica algo extraordinario: la red de correspondencia entre todos ellos. Era una extensa red de contactos a base de cartas, donde se comentaban escritos, problemas económicos y personales, se discutía sobre literatura, sobre la vida… Hay algo hermoso en eso, en la sensación de que eran todos distintos, pero había algo que los unía. Arkham House intentó reunirlos a todos en su catálogo, con mayor o menor éxito, pero allí estaban. Y Valdemar nos trae un pedacito de ese momento de la mano de Peter Ruber, gracias a la traducción de José María Nebreda.

Además de la introducción histórica sobre la editorial, antes de cada relato encontramos un apunte biográfico del autor. Anécdotas, fragmentos de cartas y un recorrido por la vida de escritores, algunos más conocidos, como Clark Ashton Smith, Rober E. Howard, Ray Bradbury, Robert Bloch o Seabury Quinn, y otros que, como el propio Ruber comenta, quizás han ido cayendo un poco más en el olvido, como Howard Wandrei, Greye La Spina o Mary Elizabeth Counselman. Eso nos permite conocer su relación con Derleth y Arkham House, pero también con Lovecraft y el resto de autores que pasaron por su catálogo.

Respecto a los cuentos, como en toda antología, hay algunos que podrán gustar más que otros. Ante todo, hay que reconocer la diversidad de estilos y temáticas que aparecen. Lo fantástico y el mundo del horror tienen muchas caras, muchas formas de mostrarse y muchos terrenos por los que moverse. Dioses, hombres lobo, pequeños asesinos, asesinos humanos y no tan humanos, maldiciones ancestrales… Encontramos un abanico extenso de universos. No voy a hacer un repaso de todos ellos, porque son veinte relatos (21 si contamos la correspondencia de Lovecraft y Derleth que inicia la antología), pero sí que me gustaría señalar alguno de ellos.

Por preferencia personal desde hace años, debo destacar «El pequeño asesino», de Ray Bradbury, un relato maravilloso, con una carga psicológica muy bien llevada y que te va arrastrando a esa paranoia brutal que lleva al lector a un desenlace inquietante. «Caza del hombre», de Donald Wandrei, es uno de esos relatos que también se centran en la angustia y la psicología de los personajes, con un final que destila un punto de humor que no desentona con el conjunto. También es interesante el relato de Robert Bloch, «El murciélago es mi hermano», que visita un tema clásico de la literatura fantástica y de horror: el vampiro. Los hombres lobo de Greye La Spina también son interesantes, y la atmósfera de «El señor de Cotswold», de Nelson Bond, es una muestra de cómo la imagen de una casa aislada en los páramos siempre es un buen inicio para adentrarse en la oscuridad y los horrores ancestrales.

Para acabar, me gustaría señalar la ilustración de cubierta, de Tony Patrick. Es hipnótica. Ese sillón rojo enmarcando a uno lector esqueleto cuyos colmillos sobresalen, como si fuera un vampiro, destaca y atrae la curiosidad, que va creciendo a medida que descubres, entre las páginas del libro, los títulos de las obras que se publicaron en Arkham House. Entonces te descubres volviendo una y otra vez a la portada para comprobar que están allí, que incluso en algunos casos se puede leer el nombre del autor, y que esa biblioteca sería un buen lugar para estar, aunque esté llena de monstruos, de sombras y de ventanas a la oscuridad.

¡Feliz lunes y felices lecturas!

Inés Macpherson

Anuncios

Un cementiri de llunàtics, de Ray Bradbury (Males Herbes)

Etiquetas

, ,

Quan em vaig assabentar de que Males Herbes publicaria una novel·la de Ray Bradbury, reconec que em vaig alegrar. I després d’anar a la presentació que van fer a la Calders d’aquest meravellós Un cementiri de llunàtics, encara ho vaig tenir més clar. És un gran tàndem. La passió que desprenen per la seva feina i la passió amb la que van parlar d’aquest extraordinari geni són mostres de que hi ha llibres que han de caure en segons quines mans. I aquestes l’han tractat molt bé. La traducció de Martí Sales és genial i fa que l’univers d’en Bradbury cobri vida.

978849472587

A Un cementiri de llunàtics trobem a un Bradbury una mica diferent del que tothom coneix per Cròniques marcianes o Fahrenheit 451. I és que en Bradbury sap ser crític, àcid, fantàstic, misteriós… Sap ser brutal i alhora domina l’humor negre. Aquí trobem un retrat d’un món que ell va conèixer, el dels estudis de Hollywood, un homenatge a un dels seus grans amics, en Ray Harryhausen, i un misteri a resoldre. Però no us penseu que estem davant d’una novel·la de detectius, encara que ho podria ser, perquè la forma en que està narrada fa que al nostre cervell ho vestim tot de blanc i negre i quasi puguem sentir l’aroma de tabac que sempre acompanyava les pel·lícules del gènere.

El protagonista és el propi Ray Bradbury, que comença a despuntar com a escriptor i rep l’encàrrec de fer un guió per un estudi de Hollywood. Allà es troba amb en Roy (Ray Harryhausen), un amic de la infantesa que sap crear tota mena de criatures. Tots dos han de crear el monstre més fascinant i terrorífic que ha existit mai. Però no serà tan fàcil com imaginar un ésser monstruós. I és que, la nit de Halloween, en Ray rep una nota que el convida a anar al cementiri que hi ha just al costat de l’estudi. I allà veu el que sembla el cadàver de l’antic director de l’estudi. És real? És una broma? Aquest fet serà el detonant d’una trama que traurà a la llum els secrets de l’estudi…

Actrius, investigadors, directors, maquilladors i un munt de personatges aniran desfilant per aquest cementiri de llunàtics, entrant i sortint de l’estudi i de tots els decorats possibles. Trobem la casa dels avis del protagonista, Notre-Dame, el Mont Calvari… i, per descomptat, el cementiri. Però aquest no és de mentida. És ben real, i està a l’altra banda del mur de l’estudi. La ciutat dels vius i la ciutat dels morts; la ciutat plena de llums i la que està habitada per les ombres… dos ciutats unides per les històries, les que neixen i les que moren.

Amb una atmosfera que ens recorda al cinema negre, amb personatges memorables i homenatges a grans figures del seu temps, aquesta novel·la és divertida, boja i una mica surrealista. Ens recorda que Bradbury podia tocar tots els gèneres, podia endinsar-se en tots els universos possibles, fins i tot en el gènere negre.

Respecte a això, una petita curiositat… Fa anys, al 1986, Edhasa va publicar Memoria de crímenes, una recopilació de contes de Ray Bradbury de temàtica policial i criminal. Al pròleg del propi autor, ell demana que no siguem gaire crítics, perquè en el fons no pretén ser Chandler o Hammet; ell simplement escriu. El que és curiós és que hi ha certs elements de la novel·la que apareixen a aquesta recopilació. Al conte «Muere un hombre cuidadoso» apareix el Brown Derby, el restaurant on van els protagonistes de Un cementiri de llunàtics i on es descobreix per primer cop a la Bèstia. I el cementiri al costat de l’estudi de Hollywood (una unió inspirada pel Hollywood Forever, un cementiri que estava just al costat dels estudis de la Paramount) també apareix a un dels contes d’aquesta antologia, en concret a «Ayer vivía».

En definitiva, una novel·la meravellosa, divertida, una mica àcida i amb un punt surrealista que ens ajuda a descobrir una altra cara més del gran Bradbury. Espero que aquesta unió entre Bradbury i Males Herbes segueixi donant el seu fruit. Jo, com a lectora, ho agrairé i molt.

Bon dilluns i bones lectures!

Inés Macpherson

Lágrimas y santos, de Emil Cioran (Hermida Editores)

Etiquetas

, , ,

lágrimas y santos

Título: Lágrimas y santos
Autor: Emil Cioran
Editorial: Hermida Editores
Fecha de publicación: septiembre de 2017
Número de páginas: 200
ISBN: 978-84-946647-5-5

 

 

 

 

Hay libros que te dejan sin palabras, sin capacidad de acotar, de resumir, porque lo que se dice en su interior es tanto que reducirlo a algo concreto y simple sería faltar al respeto a la belleza, tanto en estilo como en contenido, de las páginas que has leído. Es el caso de Lágrimas y santos, de Emil Cioran, un libro que se publicó en 1937 y que, a pesar de ya haber sido publicado en 1988 por Tusquets, ahora aparece de nuevo de la mano de Hermida Editores, con el texto íntegro y traducido por Christian Santacroce directamente del rumano.

En Lágrimas y santos, Emil Cioran plantea una búsqueda, un acercamiento a una visión de la existencia que, a menudo, puede resultar contradictoria, pero que guarda una coherencia interna en medio del caos. El tratamiento de temas como Dios, los santos, la mística o la espiritualidad van desgranándose en estas páginas llenas de una belleza lírica extraordinaria.

Filósofo conocedor de Schopenhauer o Nietzsche, plantea en este libro un viaje mental por las diferentes maneras de entender la religiosidad, siempre con un punto sarcástico, a veces oscuro, pero sin abandonar del todo un extraño himno a la vida cargado de sombras. Y es que la contradicción es algo que parece respirar en el interior de este texto, moviéndose entre las luces y las sombras, entre la vida y la muerte, señalando de una forma brutal, sobre todo para su época, la imagen de Dios y nuestra manera de relacionarnos con él. Y entre medio, siempre las lágrimas, esa imagen preciosa que está cargada de simbolismo y de belleza.

Acostumbrados a leer ensayos en los que la argumentación se sigue entre párrafos, la estructura libre de este libro puede sorprender al lector. No es que sea caótico en la forma, pero cada párrafo es en sí un canto al pensamiento y a la reflexión. Y cada uno de ellos sirve por sí solo. Se podría leer un párrafo por día, perder el hilo, y no pasaría nada, porque la densidad de lo que se dice a cada frase, la brutalidad, a veces cáustica, de sus palabras, son como bofetadas al cerebro. Y a su vez, la belleza de sus imágenes, la forma extraordinaria en que hila los pensamientos, las metáforas, hace que, en ocasiones, olvidemos que estamos ante un libro de filosofía, porque es mucho más que eso.

Es un río, un flujo de reflexiones que van dibujando caminos, salpicándonos con frases que golpean y sorprenden. Los santos aparecen, por supuesto, y también las lágrimas, que sirven como una metáfora extraordinaria, un compendio de algunos de los pensamientos recurrentes del libro. La espiritualidad, el análisis de Dios, su figura o la relación que tenemos nosotros con él, y a la inversa, se mezclan con el canto a la capacidad de elevarse de la música o la poesía. El erotismo de la mística, esa unión voluptuosa de las santas con ese Dios al que se entregan, salpica los párrafos, como también el sufrimiento, la culpa, esa idea de que Dios nos creó porque se sentía solo y necesitaba compañía, alguien que le distrajera.

Se analiza al hombre, su relación con la vida, y con la muerte, por supuesto. Esta última ronda las páginas para teñirlas de un extraño pesimismo, un sentimiento que, a su vez, no se puede desligar de la vida. La melancolía, la nostalgia de algo que no tenemos, esa desgarradora profundidad que nos acecha…

Adentrarse en Cioran es adentrarse en un pensamiento duro, difícil y a la vez hermoso. El caos contradictorio que parece reinar en su prosa está, sin embargo, medido, pues cada párrafo tiene su tempo, su forma de abrirse camino en tu cabeza para sorprenderte, para romperte o escandalizarte incluso. Y es que estamos ante un libro extraordinario, no apto para todos los públicos, pero que resulta un regalo para todos aquellos que se atrevan con alguien capaz de comparar la santidad con la enfermedad, que nos habla de la noche como un «universo de luto», y nos recuerda, con palabras de Dostoievski, que el sufrimiento «es la única causa de la conciencia».

Insisto en que es difícil acotar todo lo que en este libro se apunta, porque es mucho. Son conceptos, ideas, imágenes cargadas de una fuerza desgarradora. Somos seres solitarios a los que Dios no mira a la cara. Seres que sufren, que buscan, que viven y, a veces, se elevan. Cómo elevarse y en qué dirección quizás dependa de cada uno. En uno de los múltiples momentos en que habla de Dios, de la espiritualidad y nuestra relación con ella, nos recuerda que «Toda forma de Dios es autobiográfica. No sólo procede de ti, sino que además te interpretas en ella. Es una doble visión introspectiva que nos descubre la vida del alma como yo y como Dios». Sólo que por reflexiones como esta, ya vale la pena atreverse a abrir este libro y sumergirse en él.

Inés Macpherson
Reseña redactada originalmente para Anika Entre Libros

Apories de la vida quotidiana, de Nemrod Carrasco (Angle Editorial)

Etiquetas

, , ,

Apories.Vida-Quotidiana.

Título: Apories de la vida quotidiana
Autor: Nemrod Carrasco
Editorial: Angle Editorial
Fecha de publicación: septiembre de 2017
Número de páginas: 224
ISBN: 978-84-15307-93-8

 

 

 

 

Sovint, quan et fas preguntes, siguin existencials o quotidianes, hi ha qui et diu que penses massa, que ets massa crític o que li dones masses voltes a les coses. Sembla que el que cal fer per encaixar a la societat és acceptar el que ens diuen, el que està establert i escollir una màscara o una etiqueta per no deixar-la mai. Posar-se una pantalla al davant i apagar el cervell. Però, per què a la gent li fa tanta cosa que d’altra gent pensi? Per què a vegades sembla que no estigui ben vist pensar?

Quan fa uns quants mesos vaig descobrir per pura casualitat aquest llibre, em vaig alegrar. Per una banda, perquè, com a antiga alumna de la Facultat de Filosofia, sempre és un plaer llegir els textos dels professors que has tingut. I, per l’altra, perquè em semblava meravellós poder portar a la vida quotidiana els perquès. Es tracta d’uns perquès peculiars; i és que la gràcia que tenen és que només mostren un camí que comença, no que acaba. No hi ha una resposta definitiva, sinó una invitació a pensar.

A l’índex trobem 51 preguntes. No són preguntes que es plantegen l’existència de Déu ni el sentit de la vida. Són preguntes senzilles, de les que potser ens podríem fer cada dia però que, sovint, ni fem ni intentem respondre, com per exemple «Per què ens tatuem el cos?» o «Per què practiquem esports de risc?». Sovint hi ha qui les respon amb un «Perquè vull» o «Perquè m’agrada», però la gràcia aquí és que les respostes van més enllà. No es tracta de justificar des del jo, sinó que es tracta d’endinsar-se en aquestes petites apories de la vida quotidiana. Què es una aporia? Com el propi autor explica, una aporia és un carreró sense sortida: o dones la volta i ignores la pregunta, o t’hi enfrontes i descobreixes què amaga. I això és el que trobem aquí: un intent de descobrir què hi ha darrera aquestes qüestions. No serveix un «perquè sí», sinó que cal preguntar-se realment.

Les reflexions de Carrasco són acotades, unes dos pàgines i mitja per pregunta, però en aquest reduït espai aconsegueix encendre l’espurna, donar l’empenta perquè segueixis preguntant, agafant distància i observant. I, a més, convida al lector a buscar els companys de viatge, els autors, llibres i articles que acompanyen cada pregunta, cada reflexió, per aprofundir més o, fins i tot, pel plaer mateix d’endinsar-se en el pensament.

*******
(en castellano)

A menudo, cuando te haces preguntas, sean existenciales o cotidianas, hay quien dice que piensas demasiado, que eres demasiado crítico o que le das demasiadas vueltas a las cosas. Parece que, para encajar en la sociedad, hay que aceptar lo que nos dicen, lo que está establecido y escoger una máscara o una etiqueta para no dejarla nunca. Ponernos una pantalla ante los ojos y apagar el cerebro. Pero ¿por qué hay gente a la que le molesta tanto que los otros piensen? ¿Por qué a veces parece que no esté bien visto pensar?

Cuando, hace unos meses, descubrí por pura casualidad este libro, me alegré. Por un lado, porque, como antigua alumna de la Facultad de Filosofía, siempre es un placer leer textos de los profesores que tuviste. Y, por otro, porque me pareció maravilloso poder llevar los porqués a la vida cotidiana. Se trata de unos porqués peculiares, pues la gracia que tienen es que sólo muestran un camino que empieza, no que acaba. No hay una respuesta definitiva, sino una invitación a pensar.

En el índice encontramos 51 preguntas. No son preguntas que se planteen la existencia de Dios o el sentido de la vida. Son preguntas sencillas, de las que podríamos hacernos cada día, pero que, a menudo, ni hacemos ni intentamos responder, como por ejemplo «¿Por qué nos tatuamos el cuerpo?» o «¿Por qué practicamos deportes de riesgo?». A menudo hay quien responde con un «Porque quiero» o «Porque me gusta», pero la gracia aquí es que las respuestas van más allá. No se trata de justificarse desde el yo, sino de adentrarse en estas pequeñas aporías de la vida cotidiana. ¿Qué es una aporía? Como el propio autor explica, una aporía es un callejón sin salida: o te das la vuelta e ignoras la pregunta, o te enfrentas a ella y descubres qué esconde. Y eso es lo que encontramos aquí: un intento de descubrir qué se esconde detrás de estas preguntas. No sirve un «porqué sí», sino que hay que preguntar y preguntarse realmente.

Las reflexiones de Carrasco son acotadas, de unas dos páginas y media por pregunta, pero en ese espacio reducido consigue despertar la curiosidad, dar un empujón para que sigas preguntando, tomando distancia y observando. Y, además, invita al lector a buscar a los compañeros de viaje, los autores, libros y artículos que acompañan cada pregunta, cada reflexión, para profundizar o, por qué no, por el simple placer de seguir pensando.

Inés Macpherson

Un libro por Navidad

Etiquetas

, , , , , ,

Se acercan esas fechas en las que las televisiones se llenan de anuncios de perfumes y juguetes. Es como sólo se pudieran regalar juguetes a los niños y perfumes a los adultos. Pero tanto a unos como a otros se les puede ofrecer algo que es mucho más que un objeto. Tiene aroma, te invita a soñar, a adentrarte en mundos distintos, a descubrir realidades desconocidas, del pasado, del futuro e incluso de las profundidades más oscuras. Se trata de un libro.

Por eso mismo, aquí os dejo una pequeña selección de los libros que he leído, para todos los gustos y para algunas edades:

SOLENOIDE

SOLENOIDE, de Mircea Cartarescu (Impedimenta)
Un libro del que muchas listas de libros del año hablan, por lo que no sé si puedo aportar mucho más. Simplemente diré que es lo mejor que he leído en todo el año. Alucinante, de una fuerza literaria brutal, es un viaje, un laberinto, una invitación a pensar en la existencia y dejarse golpear por ella. Un universo con una riqueza visual impresionante que hace que quieras guardar en la retina cada frase, cada imagen, cada uno de los caminos que toma el narrador… Literatura en mayúsculss.

 

Volver a casa_135X220

VOLVER A CASA, de Yaa Gyasi (Salamandra)
Una historia potente que recorre el camino de la esclavitud de una forma magnífica. A través de dos mujeres y sus descendientes, nos adentramos en un horror que golpeó varias generaciones y varios continentes y cuya herida sigue presente. Una novela escrita con una prosa que, a veces, destila poesía y que consigue transmitir el horror, pero también la pasión por vivir.

 

 

El domingo de las madres

EL DOMINGO DE LAS MADRES, de Graham Swift (Anagrama)
Una novela corta pero intensa, bella y vital, que narra algo tan sencillo como un día, pero un día que lleva a muchos otros, que abre muchos caminos, que cierra otros. Una novela que es como una caricia, una prosa envolvente y precisa que demuestra que lo pequeño puede ser inmenso.

 

 

El gran retroceso

EL GRAN RETROCESO, VV. AA. (Seix Barral)
Un libro para aquellos que quieran pensar. Compuesto por artículos de distintos pensadores, se analiza este “gran retroceso” que está viviendo la sociedad, esta vuelta a los extremos, a la intolerancia más salvaje, al desprecio al prójimo. Interesante lectura, aunque no sea amable.

 

 

 

Para aquellos que tengan ganas de leer algo que se acerque más al género fantástico e incluso al de terror…

futuros-perdidos

FUTUROS PERDIDOS, de Lisa Tuttle (Gigamesh)
Una novela que juega con esa maldita pregunta que a menudo cruza nuestra mente cuando nuestra vida no nos gusta: “Y si…”. Pero, ¿qué pasaría si pudieras vivir todas esas posibilidades? ¿Cuál sería la verdadera? ¿Quién serías tú realmente?

 

 

 

Siemprehemovividoenelcastillo

SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO, de Shirley Jackson(Minúscula)
Una obra de una autora de la que me enamoré con sus cuentos y de la que me seguí enamorando con su novela. Una historia donde la psicología de los personajes es imprescindible, donde la voz narrativa hace extraño lo que podría ser normal, creando una atmósfera fascinante, oscura y atrayente, que te adentra en ese castillo, en ese hogar donde se ocultan sombras.

 

978849472587

 

Y para aquellos que quieran leer algo en catalán… La editorial Males Herbes acaba de publicar UN CEMENTIRI DE LLUNÀTICS, de Ray Bradbury, una novela donde se combina la maestría narrativa de Bradbury y el universo de Hollywood y de su amigo Ray Harryhausen. Si queréis saber más…
http://lesmalesherbes.blogspot.com.es/2017/12/els-dos-rays-sobre-un-cementiri-de.html

 

¡Felices lecturas, felices fiestas y feliz 2018!

Inés Macpherson

La composición de la sal, de Magela Baudoin (Navona Editorial)

Etiquetas

, , ,

Y para empezar bien el fin de semana, el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez 2015: La composición de la sal, de Magela Baudoin (Navona Editorial, septiembre 2017).

Amores a primera vista, aunque las vistas quizás no pertenezcan a una persona; parejas de opuestos que intentan encontrar un equilibrio imposible; ventanas a un mundo más amplio que el propio; teatros con alma que guardan nuestros anhelos más secretos… Estas y muchas otras son las historias que Magela Baudoin reúne en esta composición de cuentos que marcan una cadencia vital, que se pasean por el filo de la vida recordándonos los pequeños detalles, los pequeños momentos que nos alimentan o nos secan. Como la sal.

Imprimir
Hay títulos que anuncian lo que se escribe en las siguientes páginas. Hay otros, como en este caso, que simplemente apuntan, de forma sutil, metafórica o simbólica, lo que quizás vayamos a encontrar al abrir el libro. Y digo quizás, porque la relación entre los relatos que se reúnen en estas páginas y el título de la recopilación es amplia, por lo que es posible que, dependiendo de los ojos, lo que leamos sea distinto. Una vez dicho esto, cabe señalar que la belleza y poesía del mismo título se encuentra también en muchas de estas historias, finas, elegantes y con un toque de pincelada, más que de relato cerrado, que permite que sigamos hilvanando posibilidades una vez llegamos al punto final.

La composición de la sal es un canto a la palabra, a lo sutil, a lo entredicho. Magela Baudoin nos ofrece catorce relatos distintos en temática, pero que al final tienen un extraño hilo conductor, el de la vida y sus pequeñas fisuras, que podemos desgarrar o podemos curar. Como la sal, que conserva, sazona, pero también hiere al caer sobre una herida. Y la vida está llena de heridas, pequeñas, salvajes, minúsculas como un suspiro que ni siquiera sabemos ver hasta que llegamos al final del cuento y comprendemos que quizás no estábamos leyendo lo que pensábamos.

Intentar resumir o definir en una sola frase cada uno de estos cuentos implicaría querer acotar algo que merece más que eso. El alma poética que desprenden algunos de los relatos permite degustarlos tanto a nivel literario como argumental. Historias como las que narran «Sueño vertical» o «La composición de la sal» tienen algo que va más allá de la simple historia. No sé si es la forma en que están escritos, las imágenes que crea o esa cadencia que ha sabido impregnar en cada página, pero lo cierto es que, al acabarlos, uno tiene la sensación de haber leído algo más que un cuento. Esto no quiere decir que el resto de relatos sea de menor calidad, pues no es así. Pero debo reconocer que estos dos son quizás los que saben envolverte más como lector, los que te demuestran por qué este libro ha sido premiado.

Inés Macpherson
Reseña redactada originalmente para Anika Entre Libros

Cuando la vida te da un martillo, de Kate Tempest (Sexto Piso)

Etiquetas

, ,

A veces, insistimos en crear fronteras entre los distintos lenguajes artísticos. ¿Se puede ser músico y poeta? ¿Se puede además escribir ficción? ¿Por qué separarlo todo, etiquetarlo todo, cuando en el fondo lo que se pretende es transmitir algo, observar el mundo y plasmarlo con un lenguaje propio?

Kate Tempest es una de esas artistas que parece dispuesta a desmontar fronteras artísticas. Utiliza la palabra en diversos ámbitos y, uno de ellos, es el de la narrativa. En marzo de 2017, Sexto Piso publicó Cuando la vida te da un martillo, una novela que nos habla de la generación perdida, de esta sociedad en la que estamos sumidos donde, por un lado nos dicen que todo es posible y, por el otro, nos van arrancando las alas, cortando el camino y destruyendo derechos.

Cuando la vida te da un martillo

Argumento

Harry y Leon tienen un sueño: ahorrar para poder montar un local que, además de ser bar y restaurante, sea una especie de centro social y cultural para el barrio. Pero, ¿cómo conseguir dinero cuando es tan difícil encontrar un trabajo de esos que la gente llama normal? Becky quiere ser bailarina, coreógrafa, pero lo único que consigue es aparecer en los vídeos de un tipo ególatra y engreído, y cobrando una miseria. Por si eso fuera poco, para seguir progresando en ese mundo e intentar encontrar su lugar, necesita más clases, más dinero… Y si ya trabaja en el negocio de sus tíos sin cobrar y necesita tiempo para bailar, ¿qué tipo de trabajo le queda? Pete, por su parte, es un joven inquieto, lector… pero sin futuro, sin trabajo y sin ninguna perspectiva de tenerlo.

Esa es la realidad de estos jóvenes en un Londres que lleva su propio ritmo, con sus escaparates y sus bares de moda, con su imagen grandilocuente, como la de otras tantas ciudades que, sin embargo, siguen dejando de lado a quienes viven en ella. Luchar para abrirse camino no es fácil en un mundo como este, y los protagonistas de esta novela lo hacen a su manera, dando tumbos, a veces a dentellada limpia, a veces cayendo en picado por un precipicio que ni siquiera habían visto. Un retrato de una generación que sigue buscando una manera de avanzar, intentando no dejar por el camino los anhelos, los sueños, las ganas de vivir que a veces se escapan entre la frustración y la desorientación de una sociedad que parece haber perdido el norte.

Opinión

Para aquellos que no la conozcan, Kate Tempest no es simplemente una novelista. Es poeta, rapera, dramaturga… Le gusta la palabra, tanto escrita como oral, y baila con ella hasta hacerla vibrar, dándole una extraña vida que hace de la lectura de esta novela una experiencia peculiar. Y es que en su prosa encontramos ecos de sus otras facetas, en el ritmo de sus frases, en la intensidad de las imágenes que salpican la narración, creando juegos poéticos que sorprenden tanto por sí mismos como por el hecho de encontrarlos en medio de una escena en la que uno quizás esperaría otro tipo de escritura. Pero se nota que no puede hacerlo de otra manera: es como le fluye el lenguaje a esta joven británica y eso se agradece, porque es sincera.

Preocupada y comprometida con la realidad de su ciudad y su país, Kate Tempest nos ofrece, en Cuando la vida te da un martillo, el retrato de unos jóvenes golpeados por la violencia del sistema económico, por la salvaje jungla en la que se ha convertido la sociedad, anclada a la imagen de la pantalla para no mostrar todo lo que queda al otro lado, la realidad que ahoga con precios de alquiler imposibles y un mercado laboral cada vez más precario y difícil. Una realidad que ahoga a cualquiera, que destripa los sueños y te los lanza a la cara con una carcajada. Los personajes intentan sobrevivir en este mundo a su manera, sin mucho éxito, pues cuando a tu alrededor parece imperar ya no la ley del más fuerte, sino la ley del que más tiene, es difícil encontrar un camino digno.

Con apuntes sobre el pasado familiar de los personajes, mostrando las maneras en que se podría ir avanzando e igualmente fracasar, porque tampoco encontramos un retrato de familia feliz, como si quisiera remarcar que cualquier pasado fue mejor, la autora retrata una realidad y una ciudad que se aleja de los estereotipos para mostrarnos las entrañas hipócritas, sucias e ignoradas que toda ciudad, y toda sociedad, tiene. La falta de autoestima, la desconfianza, el miedo, la desesperación y la huida hacia adelante son algunos de los elementos que unen a estos personajes a pesar de sus diferencias. Y el amor, también el amor, aunque no uno de esos amores salvadores y emocionalmente equilibrados. Kate Tempest nos enseña los peligros de la obsesión, de la necesidad, de aferrarse a otra persona como único faro de la vida cuando todo lo demás está patas arriba. Porque todo está patas arriba.

Apunte aparte merece la portada y el título. Me parece extraordinario el juego que da esa cuchilla en medio de los rascacielos, recordando que la ciudad hiere, que la vida hiere o que quizás somos nosotros los que nos herimos. No se sabe. Pero esa cuchilla es un eco del título. El título original habla de los ladrillos con los que se construyeron las casas… unos ladrillos que se convierten, en la portada, en el filo helado y sangrante de una cuchilla. Unos ladrillos que son abandonados para hablarnos en castellano de ese martillo que nos da la vida, porque cuando no tienes otra forma de avanzar, cuando lo único que tienes es un martillo, lo más normal es que todo acabe rompiéndose. Y rompiéndonos.

Esta es la primera novela de esta polifacética artista británica. Podrá gustar más o menos su estilo, a veces extraño, a veces enredado y en ocasiones de un lirismo fascinante. Pero lo cierto es que es un recordatorio del mundo que parece seguir en auge aunque algunos digan que no.

Inés Macpherson
Reseña redactada originalmente para Anika Entre Libros

El Domingo de las Madres, de Graham Swift (Anagrama)

Etiquetas

, , ,

Hay libros que son pequeños y perfectos engranajes literarios. El Domingo de las Madres, de Graham Swift (Anagrama, marzo 2017) es uno de ellos. Una historia sencilla pero llena de fuerza, hermosa y envolvente, como una caricia literaria.

El domingo de las madres

 

Argumento

Inglaterra, 30 de marzo de 1924. Es el Domingo de las Madres, una jornada en que es tradición que los señores den el día libre a sus criadas para que puedan festejarlo con sus familias. Y así lo hacen los Niven con sus dos criadas, Milly y Jane. Pero Jane Fairchild es huérfana, por lo que no tiene con quien celebrarlo. Podría emplear el tiempo en lo que quisiera, en ir en bici o pasarse el día leyendo, pero no hace nada de eso, porque justo antes de que los señores se vayan, recibe una llamada telefónica que le ordena ir a casa de los vecinos.

La llamada la ha hecho Paul Sheringham, el único hijo vivo de los vecinos, quien está a punto de casarse con una mujer de su misma clase social. Pero eso no impide que quiera ver de nuevo a Jane, con quien hace tiempo que queda en secreto. Ella sabe que ese será probablemente el último día que podrá estar con él, y lo disfruta. Lo disfrutan. Pero tras la despedida, algo ocurre. Algo que cambiará para siempre la vida de Jane.

Opinión

Sé que Graham Swift forma parte de una generación de novelistas británicos brillantes, como Ian McEwan, pero debo reconocer que esta es la primera vez que me adentro en su prosa. Y ha sido un verdadero placer.

La manera en que Swift nos regala la voz de Jane Fairchild es extraordinaria. Jane es una criada, y como muchas otras parece destinada a ser una especie de fantasma, la fuerza invisible que mantiene un hogar en funcionamiento. Pero ella no es simplemente eso. Pasa sus ratos libres leyendo, fascinada por las novelas de chicos, como dice el señor Niven al referirse a las novelas de aventuras, y fascinada por nada más y nada menos que Joseph Conrad. Quizás por su origen, por su trabajo o por su pasión lectora, ella acaba siendo mucho más que una criada. Se transforma en una observadora de las vidas ajenas, de los detalles, de lo que ocurre a su alrededor. Por eso, a sus 98 años, nos relata su vida… la vida de una escritora, y lo que significó para ella ese Domingo de las Madres.

Nos explica su historia, pero no en primera persona, sino en tercera, con una distancia cercana extraordinaria, saltando de un recuerdo a otro, dejando huecos, creando elipsis que le permiten ir desgranando y a la vez construyendo el pasado y el presente. La prosa que encontramos es suave, como una caricia literaria, donde la voz narrativa, poderosa y a la vez sutil, transmite una intensa carga emocional sin estridencias, sin grandes sentencias. Fluye como si fuera otra piel. Y es que la piel también tiene mucho que ver en esta historia: la piel desnuda de Paul y de Jane. Nunca entra en detalles, no se recrea en explicar el erotismo del roce, del tacto, y sin embargo la narración está impregnada de ese cálido aroma, de esa sensualidad pausada.

No sabría decir qué tipo de novela he leído. Cuesta ponerle una etiqueta para acotarla, porque no creo que deba acotarse. Es simplemente hermosa, conmovedora y envolvente; una historia pequeña pero llena de fuerza, llena de ideas, de pensamientos; un reflejo de la inquietud interior que puede llevarnos a arrancarnos esas etiquetas para construir unas nuevas. Una historia femenina pero universal, intensa, elegante y singular.

Inés Macpherson
Reseña redactada originalmente para Anika Entre Libros

El elogio de la sombra, de Junichiro Tanizaki (Editorial Satori)

Etiquetas

, ,

Una de las maravillas de colaborar con una web como la de Anika Entre Libros es que puedes descubrir autores y editoriales que desconocías. Este es el caso. No había tenido el placer de descubrir el trabajo de la editorial Satori y lo hice a través de una pequeña pero fascinante obra de Junichiro Tanizaki, El elogio de la sombra.

el-elogio-de-la-sombra

 

Junichiro Tanizaki, escritor japonés que vivió entre 1886 y 1965, es considerado por muchos como una de las piedras angulares de la literatura japonesa del siglo XX. En El elogio de la sombra nos trae un pequeño y personal acercamiento a la cultura japonesa.

Consciente de los avances de la tecnología, de la manera en que la estética occidental iba ocupando espacios alegando comodidad, limpieza y modernidad, Tanizaki redacta una especie de manifiesto en el que contrapone la cultura occidental, centrada en la luz, con la cultura japonesa, mucho más dada a la sutileza, a la delicadeza y al juego con las sombras como elemento estético y vital.

Ya en el epílogo del también traductor F. Javier de Esteban Baquedano se apunta que este ensayo tiene algo de privado. No estamos ante una disertación sobre la cultura japonesa desde una visión absolutamente objetiva, sino ante una especie de manifiesto personal sobre la concepción de la cultura. Por supuesto, la observación de Tanizaki está basada en la realidad, no únicamente en su punto de vista, pero sí que el estilo de la prosa es más cercano a lo personal, a lo privado, que a ese tipo de escritura distante y fría que suele tener un ensayo en sentido estricto.

La manera en que inicia su reflexión es ya en sí misma personal, pues la plantea desde la idea de construirse una casa y todo lo que implica el intento de mantener lo tradicional cuando el mundo parece haber abandonado esos conceptos por la modernidad, la luz eléctrica y las baldosas blancas de los cuartos de baño. Respecto a este tema, encontramos una anécdota relacionada con el escritor Natsume Sōseki, quien alababa las virtudes del retrete japonés. Hablaba del placer fisiológico que suponía, pero Tanizaki añade que es un lugar magnífico para poder disfrutar casi de un recogimiento, de un momento de reflexión.

A medida que avanzamos por la construcción del hogar, nos detenemos en algunos conceptos que nos dejan comprender el porqué del título de este libro. Y es que, además de recalcar que a ellos, los japoneses, no les gusta lustrar la plata, que prefieren que los objetos se cubran de tiempo, de sombras, también nos habla de la distribución, de la belleza de ese juego entre la luz y la sombra que los occidentales no comprenden y que, poco a poco, se va perdiendo en pos de la modernidad. Para él, los utensilios o las piedras pueden tener una luz, pero una «que nos hable de la pátina del tiempo, una luz revestida de turbiedad».

El juego entre luces y sombras queda perfectamente explicado al hablar de los objetos o los muebles con algún toque de oro. No es por ostentación, sino porque, en los espacios de los hogares tradicionales, la sombra permitía que aquel oro fuera una luz en la oscuridad, no hiriente, sino en armonía con el entorno. De esa manera, se iba mostrando un brillo que parecía provenir de las profundidades.

El juego de contrastes de luz y sombra le lleva a hablar de algunas tradiciones, del teatro, de la estética femenina, de la comida y del lugar del que proviene esa asociación de la belleza con la sombra, con la vida cotidiana, en la que, durante mucho tiempo, había oscuridad y se podía encontrar lo hermoso en aquellos pequeños y sutiles destellos de luz que eran permitidos precisamente porque no todo era luz. Y en esa oscuridad también se podía encontrar la calma, esa calma que parece tan misteriosa para los occidentales.

En algún momento de este ensayo, manifiesto o reflexión, comenta que tiene la sensación de que, mientras los occidentales han llegado hasta el lugar al que han llegado siguiendo un curso natural, los japoneses no lo han hecho, sino que han seguido una dirección que se aleja de sí mismos, una dirección prestada. Creo que es una sensación que, a menudo, tenemos todas las culturas, incluso todas las personas, que vemos cómo el ritmo apresurado del mundo nos arrastra en un torbellino que nos supera y nos lleva a un lugar que, al principio, nos puede resultar extraño. Pero como parece conseguir Tanizaki con esa búsqueda del equilibrio entre la modernidad de la que no puede huir y la tradición cultural y estética que tanto admira y añora, todos podemos encontrar pequeños lugares, pequeñas resistencias para reivindicar lo propio, lo que llevamos con nosotros desde que hemos nacido y que forma parte tanto de nuestra cultura como de nosotros mismos.

Inés Macpherson
Reseña redactada originalmente para Anika Entre Libros

La noche de la encrucijada (Los casos de Maigret), Georges Simenon

Etiquetas

, ,

En su labor de ofrecernos la obra de Georges Simenon, Acantilado acaba de publicar este noviembre Maigret en el Picratt’s, que está observándome desde la estantería para ser leído. Este mismo año, en febrero, Acantilado publicó La noche de la encrucijada, otro de los casos del inspector Maigret que demuestra la genialidad de Simenon y su maestría para las resoluciones de misterio.

Noche encrucijada

Argumento

Tras diecisiete horas interrogando a un sospechoso sin éxito, Maigret decide dejarlo en libertad. Se trata de Carl Andersen, un elegante ciudadano danés que parece ser inocente. O al menos eso insiste en repetir. Pero entonces, ¿por qué apareció el cadáver de Isaac Goldberg en el coche de Andersen? Consciente de que en este caso hay algo que no cuadra, Maigret decide abandonar la ciudad y dirigirse al lugar de los hechos, es decir, a la Encrucijada de las Tres Viudas, un cruce de carretera en la que sólo hay tres casas aisladas: la casa de Andersen, donde vive con su hermana, una villa propiedad de un agente de seguros y una gasolinera, regentada por un antiguo boxeador muy parlanchín.

Maigret tendrá que hacer todo lo posible por desenredar los hilos de la trama sin dejarse llevar por sus debilidades o por las apariencias de todos los habitantes de la encrucijada.

Opinión

Como en los anteriores libros dedicados a los casos de Maigret, Simenon nos ofrece, en el reducido espacio de 144 páginas, un caso que, poco a poco, va sumando piezas a un rompecabezas que se va complicando a medida que pasas las páginas. La sensación de que todos los personajes ocultan algo va creciendo, y eso se debe a que las descripciones que realiza Simenon mediante el narrador y las reflexiones de Maigret son precisas y nos dejan ver sin realmente mostrar lo que hay al otro lado.

Tras haber leído varios títulos del inspector Maigret, debo reconocer que La noche de la encrucijada tiene un toque un poco más socarrón que el resto. No es que estemos ante un libro de humor, ni mucho menos, pero sí que se destila una distensión curiosa, sobre todo teniendo en cuenta los acontecimientos que se van narrando. Y eso hace que la lectura sea amena, que seduzca y nos enganche, dispuestos a llegar al final para descubrir lo que se oculta tras la red que parece haberse tejido en la Encrucijada de las Tres Viudas.

El nombre mismo del lugar en el que acontece el crimen y la investigación ya tiene algo fascinante, y es que, cuando nos explican lo ocurrido en aquella encrucijada, en la casa que habitan los Andersen, es difícil no descubrir un pequeño guiño a elementos típicos de las historias de misterio e, incluso, de las modernas leyendas urbanas. Las descripciones de los personajes, el halo de misterio que envuelve a Else, la petulancia aburguesada del agente de seguros o la sensación de camaradería que intenta expresar el antiguo boxeador y actual dueño de la gasolinera son elementos que dibujan a la perfección cada uno de los protagonistas de esta historia, que Maigret observa desde una distancia similar a la del lector, intrigado y con ganas de encontrar el hilo del que tirar. Y lo encuentra.

Sin artificios, sencillo y con una resolución final memorable, sobre todo por las descripciones que acompañan dicha parte y los gestos de ciertos doctores que aparecen en ese momento, La noche de la encrucijada es una muestra más del genio de Georges Simenon a la hora de plantear una trama intrincada pero sencilla.

Inés Macpherson
Reseña redactada originalmente para Anika Entre Libros