Etiquetas

, , ,

En marzo de 2015, Puck publicó un libro valiente y arriesgado: Este libro es Gay, de James Dawson. En su momento no hablé de él, pero me parece oportuno hablar de él hoy, aprovechando que es el Día Internacional del Orgullo LGTB.

24894136

Se trata de un libro que no intenta engañar a nadie. Es directo, claro y con un lenguaje que no intenta ser políticamente correcto ni evitar ningún tema que puede ser interesante tanto para las personas LGTB como a cualquier otra persona que quiera leerlo. Porque en un mundo donde sigue habiendo una incomprensión enorme hacia las personas que no encajan en las etiquetas  de lo que algunos tildan como normal – señores, en la naturaleza hay animales que cambian de sexo, las relaciones sexuales entre individuos del mismo sexo son habituales y hay incluso seres que se reproducen solitos -, es importante empezar a comprender en lugar de juzgar sin saber nada.

El autor dedica capítulos a las etiquetas, a los estereotipos y los apodos, absurdos y, casi siempre, despreciativos, que utiliza la gente sin importar a quien ofenda… Y también apunta algo imprescindible, y es la importancia de empezar a normalizar la diversidad sexual en las aulas. La educación sexual no tendría que ser exclusivamente explicar que los niños no vienen de París. Eso es reproducción, no sexo, y son cosas distintas. Se sigue hablando del sexo como tabú, pero en cambio nos parece normal que la publicidad utilice la sexualidad como forma de llamar la atención (normalmente cosificando el cuerpo femenino). Y eso lo único que provoca es inseguridad, incomprensión y rechazo por aquello que no encaja dentro de las etiquetas que han impuesto unos cuantos.

Lo cierto es que James Dawson habla tanto desede su experiencia como desde la observación del mundo en el que vivimos. Da consejos, ofrece listas de asociaciones y derechos que se pueden y deben exigir… Hay relatos de otras personas, explicando su experiencia, e incluso hace un recorrido histórico por la forma en que se ha tratado a las personas LGTB.

Comentar cada apartado requeriría unas cuantas páginas, y la gracia de este libro es adentrarse en él con la mente abierta y con ganas de comprender, de descubrir y aprender. Es divertido, tiene un tono distendido y a veces mordaz… Pero es, sobre todo, un libro sincero. Y eso es de agradecer.

Inés Macpherson