Etiquetas

, ,

Aunque tarde, quiero compartir una pequeña reflexión sobre una película que, desde el principio, me tiró un poco para atrás y que, tras verla, confirmó mis sospechas. Se trata de Drácula, la leyenda jamás contada (Drácula untold), de Gary Shore.

821449hd

«A veces el mundo no necesita un héroe, sino un monstruo», se dice en algún momento de la película… Pues bien, si al menos nos hubiesen ofrecido un monstruo o un héroe… pero ni una cosa ni la otra. Porque Drácula, la leyenda jamás contada es un extraño producto que intenta ser lo que no es y que, por abusar de efectos visuales que acaban saturando, se convierte en una sucesión de imágenes sin finalidad concreta. Sí, hay una cara bonita, la de Luke Evans (Bard, el arquero, de El Hobbit); y hay muchas batallas… Pero no es suficiente.

La historia que narra – un hombre que se sacrifica para defender a su pueblo y decide abandonar su humanidad para salvar a los suyos, convirtiéndose en un monstruo al que todos temerán – acerca el personaje de Drácula al de los superhéroes, pero sin mucho acierto. Es una idea que podría ser interesante, sobre todo en un momento en que se están revisitando muchos personajes clásicos de la literatura y los cuentos de hadas. Pero la transformación es demasiado plana y la relectura se queda como a medio gas. Y creo que el problema no es tanto la premisa como el guión, el hilo argumental, que queda desdibujado. De hecho, no hay argumento. No hay más que el resumen que he apuntado antes. Solo eso. Bueno, sí, hay la historia de amor entre Vlad y su mujer… Y como en el clásico de Bram Stoker, algo le ocurre a la mujer… Y se desencadena la tragedia… Pero… ¿en serio? Aviso, aquí va un spoiler. Los malos malísimos atacan, la mujer de Vlad cae desde una altura considerable, él se lanza a por ella con sus poderes de vampiro, pero llega tarde. Ella cae al suelo, se está muriendo y le ofrece su sangre para que se convierta del todo en monstruo y acabe con los malos malísimos. No, en serio… ¿alguien me puede explicar cómo muere la mujer de Vlad? ¿Muere porque cae o por el golpe que se da al caer? Si es por el golpe, ¿cómo es que sigue viva después de caer? ¿Dónde está la herida? ¿No se ha partido la cabeza? Normalmente cuando alguien cae por un precipicio y se da contra una roca, se le aplasta la cabeza, se rompe algo y está en agonía. Esta mujer se muere mal, muy mal, no solo por cómo interpreta su muerte sino porque argumentalmente está mal resuelto. Muy mal resuelto.

Otro gran momento nos lo ofrecen los malos malísimos, atacando a Vlad con los ojos vendados, porque no se puede temer lo que no se ve… Tienen que ser unos soldados muy bien entrenados, con un sexto sentido increíble para saber dónde pisan, a quien atacar para no matar al compañero que tiene justo al ladito… Y por si eso fuera poco, dejan el final abierto, con la aparición de papá Lannister trajeado y preparado para que se inicie el juego. Pues debo reconocer que no sé si quiero jugar. Soy fan del género, me encantan las historias de vampiros, hombres-lobo y otros seres fantásticos, pero entre esto y los vampiros luminosos me imagino a Bram Stoker, E. F. Benson y compañía removiéndose en sus tumbas. La idea era buena – de hecho, la idea de revisitar personajes clásicos, sean literarios o de los cuentos de hadas ha dado pie a algunas reinterpretaciones buenas -, pero visualmente te sientes un poco estafado.