Etiquetas

, ,

Hace ya unos cuantos meses, Anagrama publicó una pequeña joya: 14, de Jean Echenoz. Se trata de una novela corta (apenas supera las 100 páginas) que sabe captar, en pocas palabras, tanto lo absurdo como lo horrible de una guerra. Un plato literario a degustar.

Maquetaci—n 1

ARGUMENTO

La guerra llega sin avisar. Todos parecen creer que durará apenas quince días. Pero todos sabemos que no fue así. Todos, menos los protagonistas, que dejan sus vidas en un paréntesis, creyendo que volverán en seguida. Lo que ellos no saben es que quizás no vuelvan. Y si lo hacen, ya nada será igual. Porque la guerra te cambia.

A través de cinco hombres que van al frente y una mujer que se queda esperando, Jean Echenoz traza un retrato del horror de la guerra con ironía, crudeza y precisión.

OPINIÓN

14 es, sin duda, una muestra de que, a veces, con muy pocas palabras se puede captar la esencia de lo que queremos contar y transmitir un retrato audaz, sencillo pero intenso, con múltiples pliegues que debemos degustar poco a poco, ya que a pesar de sus escasas páginas, está repleto de pequeñas perlas, no solo literarias, sino filosóficas.

Esta es una novela que puede tomarse como una lectura corta o como un plato de degustación en el que saborear cada capítulo por sí mismo, por su prosa, su estilo y lo que se dice. Yo recomendaría la segunda opción. Leer rápido esta pequeña novela sería perderse los matices, las frases lanzadas como dardos envenenados, la crítica sutil pero feroz que se esconde entre las líneas. Porque lo que está claro es que en apenas 100 páginas, Echenoz plasma con claridad lo absurdo y estúpido que resulta una guerra. Y para ello no necesita más que a cinco hombres y una mujer, de los que solo nos regala pinceladas, y el desolado paisaje de las plazas abandonadas, los campos devastados y el hambre y el horror que se desgrana poco a poco.

En pocas páginas, descubrimos a Anthime y sus tres amigos, Padioleau, Bossis y Arcenel y compartimos con ellos, ni que sea un instante, sus reflexiones, sus miedos y la extrañeza que sienten ante lo que se les viene encima. Descubrimos a Charles, un hombre que desprende una superioridad y seguridad que choca con la inquietud que corroe a los amigos, y que sin embargo, es posible que sienta, pero calle. Y después está Blanche, una mujer a la espera, espectadora involuntaria de la desolación en la que se quedan pueblos y ciudades tras el reclutamiento. Un retrato realista pero desordenado, roto y a veces descrito mediante trazos gruesos que se mezclan con los finos, creando una estructura desestructurada que encaja a la perfección.

Es difícil entrar a valorar la construcción de personajes o el argumento sin entrar en detalles que es mejor descubrir mediante la lectura. Simplemente cabe señalar que este libro es una pequeña joya, una muestra de talento a cada frase, medida con precisión, y una muestra de la capacidad de retratar un hecho histórico, tan retratado como este, de una forma completamente distinta que hacen de esta, una pieza única.

Si uno espera encontrar escenas de guerra y tensión entre enemigos, este no es su libro. 14 es un libro para los lectores que saborean los detalles y los gestos, los dobles sentidos y las frases bala. Porque, a veces, aunque no lo parezca, Echenoz deja sueltas algunas sentencias que sorprenden y te hacen reflexionar. En definitiva, esta novela es un concentrado literario a degustar.

Inés Macpherson
FUENTE: Anika entre libros (http://www.anikaentrelibros.com/)