Etiquetas

, , ,

Hoy empezamos la semana con un libro policiaco. Publicado a finales del 2012 por Ediciones B (colección la Trama), Encerrada es la primera novela de Kerry Wilkinson, una historia que une asesinato y misterio de una manera ágil, pero que en momentos se queda en la superficie.

PORTADA-LIBRO-SPB0214415-MAX

ARGUMENTO

La sargento-detective Jessica Daniel despierta un sábado por la mañana con una llamada: han encontrado un cadáver. Eso no es algo extraño en su trabajo, pero lo que hace que ese cadáver sea distinto a otros son las circunstancias en las que se ha encontrado. La mujer asesinada aparece en una casa cerrada con llave. No hay señales de que hayan forzado la entrada ni en ventanas ni en puertas. Así que el equipo de la detective Daniel no sólo tendrá que descubrir quién es el asesino, sino cómo consigue entrar y salir de la casa sin dejar rastro.
Por si fuera poco, ese no es el único cadáver que aparece en esas circunstancias. ¿Y si están lidiando con un asesino en serie? ¿O hay algo más tras esos asesinatos?

OPINIÓN

Aparece un cadáver en una habitación cerrada. No hay ventanas rotas, ni puertas forzadas. Si a eso le añadiéramos un charco de agua sobre el que descansa el cadáver, probablemente tendríamos uno de los típicos acertijos que se plantean a los niños (y no tan niños) para trabajar la imaginación y la agilidad mental. Pero en este caso, lo que encuentra la detective Jessica Daniel no es un charco de agua, sino un charco de sangre. Y el cadáver no es el de un pez, sino el de una mujer estrangulada en su cama. En su primera novela, Kerry Wilkinson consigue plantear no sólo el complejo camino de la resolución de un crimen, sino la de un acertijo que trae de cabeza a la policía y que parece obra de un mago.

Llevada con agilidad, la trama de Encerrada es uno de los puntos fuertes de la novela, junto con su protagonista femenina, la sargento-detective Jessica Daniel. La forma en que avanza la investigación, en un crescendo que va aumentando lentamente, pero que atrapa, y la forma en que se presenta ese misterio que no deja ver la verdad que se oculta tras los crímenes, hace que el lector tenga ganas de seguir leyendo. Sin embargo, hay que reconocer que para aquellos que están acostumbrados a leer novela policiaca, es posible que puedan ver con antelación hacia dónde avanza la trama y cuál es la resolución antes de que llegue. Eso no le quita mérito al libro, pues tiene un buen ritmo y utiliza correctamente los giros argumentales, pero sí que puede restarle cierta sorpresa al llegar a la parte final.

Lo que resulta quizás más interesante de esta novela es el personaje de Jessica Daniel. Como su homóloga española Valentina Negro, protagonista de Crímenes exquisitos, escrito por Vicente Garrido y Nieves Abarca, la sargento-detective creada por Kerry Wilkinson es una mujer con carácter, con capacidad de decisión y que sabe moverse en un mundo que siempre se ha supuesto masculino, pero que, además de ser una mujer directa y en ciertos momentos agresiva, también tiene contradicciones, sus miedos bajo esa coraza de seguridad que intenta demostrar. Un personaje acertado y con el que el lector en seguida se compenetra. Y acompañando a Jessica Daniel tenemos a una serie de detectives y agentes que, a pesar de tener un papel más secundario, crean una sensación de pequeña familia de investigadores. Si a eso se le añade un periodista con ganas de triunfar pero con cierta ética profesional (que no siempre sale a relucir porque uno tiene que comer y conseguir camelarse al jefe para que le ofrezca un aumento de sueldo), tenemos el cóctel clásico y perfecto para trabajar en un caso de asesinato con misterio incluido.

Sin embargo, cabe señalar que la prosa de Kerry Wilkinson, aunque ágil, peca en ciertos momentos de superficialidad. Quizás movido por la necesidad de crear un ritmo frenético (bien conseguido, por cierto), a veces su lenguaje y sus descripciones se quedan en la mera superficie o se van al otro extremo. Encontrar el propio lenguaje es algo difícil, sobre todo en una novela en la que predomina la acción y el suspense; lo curioso es que, en el momento en que te engancha la lectura, esa superficialidad queda relegada a segundo plano, ya que lo que deseas es seguir leyendo.

En definitiva, Encerrada es una de esas novelas ágiles, dinámicas y con una buena estructura que, aunque quizás no sorprenda a todos, sí que puede entretener y conseguir que pases unas cuantas horas atrapado por sus páginas.

Inés Macpherson
FUENTE: ANIKA ENTRE LIBROS (http://www.anikaentrelibros.com/)

Anuncios