Etiquetas

, ,

Cuando hace años – y cuando digo años me refiero a hace unos quince años aproximadamente – leí El Hobbit, me encantó. Y por supuesto, decidí seguir con El señor de los anillos, que también me enganchó. En su momento fui a ver la trilogía que Peter Jackson había realizado sobre el viaje de Frodo, y ahora también he ido a ver la aventura de Bilbo. Y debo decir que la adaptación cinematográfica de El Hobbit me ha fascinado mucho más que la de El señor de los anillos.

El_Hobbit_un_viaje_inesperado-249234415-large

La primera entrega de esta nueva trilogía abarca un tercio aproximadamente del libro original, aunque se han añadido situaciones, elementos y personajes que no salían en el original de Tolkien, pero que Peter Jackson ha sabido hilar perfectamente. El joven Bilbo, un tranquilo hobbit de la Comarca, verá su vida alterada por la visita de Gandalf y de una troupe de enanos liderados por Thorin Escudo de roble, quienes quieren hacerle una propuesta: que se embarque en una peligrosa aventura para recuperar el tesoro oculto en la Montaña Solitaria y guardado por Smaug, un terrible dragón que asoló la zona hace años. Aunque reticente al principio, Bilbo decide embarcarse en ese inesperado viaje que lo llevará a enfrentarse a trasgos, orcos, wargos… y a conocer a Gollum y su “tesoro”.

Para interpretar a este hobbit aventurero, Peter Jackson ha contado con Martin Freeman (el gran Watson de la serie británica Sherlock), un actor que sabe darle más matices a Bilbo de los que le dio Elijah Wood a su Frodo. Y además está acompañado por un elenco de enanos variopintos a los que el director ha dado mayor protagonismo y más personalidad de la que les otorgó J.R.R. Tolkien. Con una mezcla como esta, las aventuras, pero sobre todo las conversaciones entre ellos, cobran más peso y más diversión que en la trilogía anterior. Sé que El señor de los anillos es una obra más oscura y más larga que El Hobbit, pero en pantalla incluso las caminatas y las batallas podían llegar a ser tediosas. En cambio, esta vez Peter Jackson ha conseguido que ese ir caminando arriba y abajo por la Tierra Media sea más ameno. Y se agradece.

Quizás no sea una película brillante, pero cumple a la perfección todas las expectativas que yo tenía de ella, e incluso más. Y es agradable pasar un buen rato en el cine viendo una película bien hecha y bien interpretada. En definitiva, que ya estoy esperando la segunda entrega. Y mientras tanto, a releer los libros, que nunca está de más.

Anuncios