Etiquetas

, ,

Uno de los libros más interesantes que he leído durante estos últimos meses es la nueva obra del escritor norteamericano John Green, Bajo la misma estrella (The Faith in Our Stars) publicada por Nube de Tinta. Conocido sobre todo por libros juveniles como Looking for Alaska, An Abundance of Katherines o Paper Towns, este joven autor se ha decantado esta vez por un libro que se mueve entre la novela juvenil y la ficción para adultos, pues aunque los personajes son adolescentes y muchos de sus sentimientos son compartidos por muchos adolescentes, la crudeza y la sensibilidad con la que trata el tema del cáncer, hace que sea un libro recomendable para cualquier edad.

Argumento

La vida de un adolescente es complicada. Pero lo es aún más cuando tienes un cáncer que puede segar tu vida a tan temprana edad.
Hazel y Gus son dos adolescentes cuya enfermedad les ha enseñado que lo único que tienen es el ahora, porque no saben si mañana seguirán en el mundo. Dos jóvenes que saben lo que es el dolor y el sufrimiento, pero también el amor y la capacidad de luchar.
Ambos se conocen en un grupo de ayuda al que acuden jóvenes como ellos para comentar sus experiencias, sus miedos; algunos superan la enfermedad; otros no. Y desde el primer día nace entre ellos una amistad especial.
A raíz de la lectura de un libro que narra la historia de una adolescente con cáncer y que acaba en medio de una frase, Hazel y Gus decidirán realizar un viaje hasta Amsterdam para conocer al autor y preguntarle qué fue de las vidas de los personajes. Porque aunque uno sabe que quizás mañana ya no esté en el mundo, también sabe que aquellos a quien ama sí lo harán.

Opinión

¿Qué ocurre en el mundo cuando ya no estamos? ¿Qué les ocurre a nuestros seres queridos? ¿Nos seguirán recordando? ¿O caeremos en el olvido? Gus tiene miedo al olvido, a que su paso por la vida, probablemente corto, sea tan poco relevante que nadie le recuerde. Hazel cree que a todos nos olvidarán algún día, cuando ya no haya nadie que pueda recordar. Pero mientras tanto, ¿por qué no vivir la vida disfrutando de los pequeños detalles que tenemos a nuestro alcance? Es difícil hacerlo cuando una enfermedad está destruyéndote por dentro, pero, ¿por qué no intentarlo?

Esta podría ser la pregunta que los dos personajes principales de Bajo la misma estrella se hacen cada mañana al despertar. Acercarse al cáncer juvenil y hacerlo de la manera en que lo hace John Green es admirable. Desde un principio sabemos que Hazel, Augustus (o Gus) e Isaac tienen en su cuerpo una enfermedad que arrasa. Isaac se quedó sin un ojo a causa de un cáncer y está a punto de perder el otro. Hazel no puede vivir sin su medicación y sin el oxigeno que hace que su cuerpo funcione porque sus pulmones, como dice ella, se niegan a ser pulmones. Y Augustus perdió una pierna por un osteosarcoma. Y también sabemos lo que piensan respecto a sus propias enfermedades. No quieren compasión y el autor no se la da. Permite que griten, que maldigan y que lloren al pensar que su vida pende de un hilo y que tal vez no puedan crecer como el resto de los chicos de su edad.

Escrita de una forma directa e incluso hiriente – es duro leer los pensamientos de una adolescente que se ahoga cada dos por tres y que no sabe si podría tener fuerzas ni siquiera para dar un beso – esta novela muestra otra manera de luchar contra la enfermedad distinta, casi rebelde. El sarcasmo con el que hablan los personajes es extraordinario y abre la ventana a contemplar una actitud ante la muerte que huye de convencionalismos. Saben que pueden morir. Saben que duele. Saben que es, si se me permite la palabra, una mierda. Y lo dicen. No se lamentan. Se cabrean. Y a la vez son capaces de verle el sentido divertido a la vida. Saben disfrutar de una adolescencia distinta aunque igualmente explosiva.

Tal vez porque John Green ha escrito varias novelas juveniles de éxito, como “Paper Towns” o “An Abundance of Katherines”, este norteamericano sabe plasmar a la perfección el mecanismo de la mente adolescente. Al principio del libro advierte que esta es una historia de ficción. No se basa en ninguna persona real. Y sin embargo, Hazel y Gus se hacen reales, muy reales, mientras compartes su historia en estas páginas. Están bien perfilados y tienen una profundidad y un aplomo que a veces abruma.

Y después tenemos al misterioso Van Houten, el escritor al que admira Hazel por haber sabido plasmar a la perfección lo que ella siente ante la enfermedad. Una manera curiosa de crear un bucle: el lector lee un libro sobre una adolescente con cáncer que lee un libro sobre una adolescente con cáncer. Por suerte para nosotros, John Green, a diferencia de Van Houten, sí que acaba el libro, aunque nos deja con la misma incógnita: ¿qué les ocurre a los personajes? Que es una manera menos dolorosa de preguntarse qué les pasará a las personas a las que quiero cuando yo haya muerto.

Esta pregunta planea a lo largo del libro, mientras acompañamos a Hazel y Gus en el descubrimiento del amor y de lo que somos capaces de hacer por la persona amada. Isaac, por ejemplo, quiere aprovechar las horas que tiene hasta perder definitivamente la vista contemplando y grabando en su memoria el rostro de su novia. Gus, por ejemplo, decide entregar su deseo a Hazel para poder ir a Amsterdam a conocer a Van Houten. Una manera como otra cualquiera de decir “te quiero”.

Bajo la misma estrella es un libro extraordinario que transmite pasión por vivir a pesar de las circunstancias. No cae en sentimentalismos y se enfrenta al cáncer de la misma manera que lo hacen sus protagonistas: de cara, con sarcasmo y pinceladas de humor que sorprenden en los momentos más inesperados. En definitiva, una interesante mirada a la adolescencia y al amor sin necesidad de criaturas sobrenaturales ni apocalipsis. Porque la vida por sí misma se basta para sorprendernos y herirnos por igual.

INES MACPHERSON
FUENTE: ANIKA ENTRE LIBROS

Anuncios