Etiquetas

, ,

Y ahí va mi recomendación de la semana. Un libro extraordinario, una crónica de lo cotidiano que se sumerge en las profundidades del ser humano y en las relaciones familiares. Lumen publicó en abril de 2012 Reunión en el restaurante Nostalgia, una pequeña joya llena de personajes fascinantes que desgrana página a página. Una buena compañía para una tarde de verano.

Argumento

Pearl Tull está enferma. Puede oler como la muerte ronda, pero no es la única que la acecha mientras está tumbada en la cama. Sin poder ver el presente porque ha perdido la vista, decide recurrir a las imágenes que pueblan su memoria. Poco a poco, a través de su voz y de la voz de sus hijos, se irá construyendo el pasado de la familia Tull, con sus secretos y sus mentiras.
Y es que ese pasado, probablemente, dio un giro de 180 grados el día en que Beck Tull, el marido de Pearl, decidió abandonar a su familia, creando el primer vacío, la primera brecha. A la mañana siguiente, incapaz de enfrentarse a la realidad y exponerla a sus hijos, Pearl alza un muro de disimulo para no herir a los tres pequeños que la observan alrededor de la mesa. ¿O lo hace para no herirse a sí misma?
Poco a poco, Cody, Jenny y Ezra se hacen mayores. Cada uno se construye una vida, cada uno de ellos tiene una forma distinta de recordar el pasado, a su padre, a su madre… su vida. Parece que el tiempo ha abierto brechas y ha separado a los miembros de los Tull, todos ellos con una extraña sensación de vacío en su vida muy difícil de llenar.
Sólo queda el Restaurante Nostalgia, un lugar en el que reunir a la familia, si es que la familia se deja.

Opinión

¿Quién dijo que la imagen de una familia reunida alrededor de una mesa era el retrato perfecto de la familia feliz? Quien lo dijera tiene en Reunión en el restaurante Nostalgia la demostración de que eso no es siempre así, porque por mucho que uno se empeñe en reunir a la familia, hay veces que la familia no quiere compartir ni tan siquiera una copa de vino. Ezra Tull lo intenta continuamente, quizás para comprender qué es lo que hace que nunca se pueda acabar una comida con todos los miembros de la familia sentados a la mesa. ¿Será que desde el día en que su padre los abandonó siempre ha habido un vacío en la mesa? ¿Será que la proximidad en la que han vivido les ha hecho necesitar la distancia? ¿Será que son mejores callando que al pretender hablar? ¿O es que nunca han tenido nada que decirse? ¿Por ser familia deben desear esa comunicación? ¿O pueden querer sin decir nada?

La extraordinaria Anne Tyler, ganadora del Pulitzer por Ejercicios respiratorios y finalista a este mismo premio con Reunión en el restaurante Nostalgia es una mujer que domina la prosa y sabe sumergirse en las entrañas de ese ser vivo que es la familia, donde cada uno de los componentes parece la parte de un cuerpo humano. En este caso, Ezra es el corazón, sensible pero constante; Cody podría ser esa parte del cerebro que nos hace avanzar a base de ambición y envidia; Jenny, las entrañas, siempre impulsiva y sin importarle la apariencia. Y Pearl… bueno, Pearl es la madre, la base, la que sostiene a los otros como puede, aunque le duela cada uno de sus huesos y cada uno de los rincones de su ser. Porque, a pesar de los tres hijos que ve crecer, Pearl sabe que hay algo que le arrancaron el día en que su marido se fue. Y no ha sabido recuperarlo. Quizás porque tampoco fue capaz de enfrentarse a la verdad y superarla.

Reunión en el restaurante Nostalgia es una crónica de lo cotidiano, de la relación de una familia, entre ellos y consigo mismos, realizada con elegancia, sin dejar al azar ni un solo detalle. Está escrita de tal manera que, lentamente, el lector se va introduciendo en las vidas de los personajes hasta quedar absorto en ellos. Formas parte de su existencia, de sus experiencias (los ve correr, los ve odiar, los ve amar y los ve huir). Y es que la prosa de Anne Tyler permite que cada uno de los lectores pueda identificarse con alguna de las emociones que pueblan el libro, aunque ni siquiera las haya vivido. Porque te haces tuyos esos personajes. Van contigo. Despiertan una ternura cercana, casi familiar. En los tiempos en que se habla tanto sobre lo que debería ser una familia, esta obra permite mostrar que una familia, por muy “clásica” que sea su estructura, puede romperse por cualquier lugar si estiras del hilo correcto. Quizás la familia sea simplemente el lugar en el que quieres estar Y aquí es donde toma presencia el restaurante Nostalgia: la familia y el universo de Ezra.

El restaurante Nostalgia es otro personaje más de la novela. Aunque al principio tiene otro nombre y otra apariencia, acaba por ser una prolongación de la personalidad de Ezra. Si su hermano Cody ha llenado su vacío a base de negocios y su hermana Jenny lo ha hecho a base de maridos e hijos (aunque no siempre le funciona), Ezra llena su vacío cocinando para otros, ofreciéndoles un cachito de vida en cada plato que prepara. ¿Y Pearl? ¿Podrá llenar ella su vacío o se irá sin oler la felicidad?

Gracias a Lumen tenemos una nueva oportunidad de sumergirnos en la obra de Anne Tyler y disfrutar de su extraordinaria capacidad de crear ambientes, postales cotidianas llenas de emociones humanas, complejas y a la vez sencillas; dolorosas y a la vez tiernas; diarias y atemporales, y de gozar de unos personajes que podrían despegarse de las páginas del libro y caminar con nosotros, porque son palpables, reales, cercanos.

Reunión en el restaurante Nostalgia es de esos libros que se pueden leer despacio, saboreando las palabras, las imágenes, las reflexiones y los sentimientos que se desgranan en cada página, hasta completar un cuadro humano; un cuadro como el de cualquiera de nosotros.

INES MACPHERSON
FUENTE: ANIKA ENTRE LIBROS