Etiquetas

, ,

Y para los amantes de las novelas negras, de espionaje y de guerras, La esfera de los Libros publicó en marzo una curiosa novela titulada La Kamikaze, de Mayte Carrasco, que se adentra en las sombras de la guerra y la humanidad.

Argumento

Yulia, una reportera de guerra cuya vida personal se ha venido abajo, decide viajar por segunda vez a Kabul para sumergirse en el polvo de ese país y así encontrar alguna noticia que la devuelva a la vida o que, simplemente, le permita sobrevivir.
Con escasos recursos y superando el miedo que lucha por meterse en su cuerpo, Yulia consigue descubrir el hilo de una historia que la llevará a destapar una trama de corrupción y violencia ante la que deberá preguntarse qué precio está dispuesta a pagar por revelar una noticia. ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar? ¿Le permitirán los implicados en la trama revelar dicha información?
En una carrera a contrarreloj, Yulia deberá tomar decisiones que podrían cambiar su vida y la de aquellos que la rodean. ¿Podrá salvarlos? ¿Podrá salvarse a sí misma?

Opinión

Si algo caracteriza La Kamikaze de Mayte Carrasco es su narrativa visual. Como si se tratara de un guión extendido, la autora muestra la crudeza de la guerra de Afganistán desde dentro, sin escatimar polvo, sangre y miedo. Esa clase de miedo que dista mucho de las novelas del género de terror, porque se trata de un miedo real, de un miedo palpable que viven miles y millones de personas en su día a día en esos países que nosotros solo vemos a través del televisor.

La Yulia de Mayte Carrasco está basada en sus experiencias, aunque se trata de un personaje de ficción, como también es ficción la trama que se descubre a medida que avanza el libro. Pero quizás precisamente por la experiencia personal que Mayte Carrasco ha prestado a sus personajes, estos se hacen muy creíbles. Yulia, a través de saltos en el tiempo en los que nos explica sus experiencias pasadas, sus derrotas y sus tristezas, va construyendo su propia historia ante el lector, que necesita comprender cuál es el motivo que la empuja a quedarse en Kabul, a seguir escarbando bajo el polvo en busca de una noticia, sorteando el peligro e incluso enfrentándose a él. Perseguir la guerra como forma de huída: ese podría ser el caso de Yulia.

Narrada al principio como una novela sobre la guerra desde los ojos de una periodista, lentamente la trama se va dividiendo, hilando distintos caminos que llevan hacia el espionaje, la corrupción del poder y las armas, los escuadrones de la muerte aceptados y amparados por ese mismo poder que debería estar protegiendo a las personas… Al final, cuando cerramos el libro, somos conscientes de haber descubierto las distintas capas que se ocultan tras una guerra; unas capas cubiertas por intereses que poco tienen que ver con la libertad o la seguridad de las personas. Porque cuando las guerras quedan lejos, los muertos se convierten en números, no en personas. La mirada de Mayte Carrasco permite recuperar de nuevo esa visión de la guerra con la crudeza real que representa: los cuerpos ajenos que muestran las cámaras son personas, tenían vidas, sueños y esperanzas que ahora no podrán cumplir.

Aunque el personaje principal de La Kamikaze es Yulia, otros personajes desfilan por la novela para que el lector pueda comprender hasta dónde llegan los hilos que Yulia quiere desentrañar. Y aunque durante casi toda la novela es la voz de Yulia quien nos guía por Kabul, cuando la trama empieza a complicarse, el narrador viaja de Yulia a otros personajes, desde Kay hasta algunos de los integrantes de los escuadrones de la muerte. Y es algo que, al principio, choca, ya que el lector se ha acostumbrado a observar el mundo a través de los ojos de esa periodista “kamikaze”. No obstante, a pesar de estos saltos en el narrador, la novela avanza con un ritmo rápido pero conciso, sin ser acelerado, marcando los tempos entre los recuerdos, los sueños y la realidad, a veces tediosa, a veces impregnada de un horror que hace que tanto la protagonista como el lector quieran salir corriendo para esconderse en la habitación, resguardado de esa cruda realidad que salpica las líneas de este libro.

Adentrarse en las páginas de La Kamikaze es una manera distinta de acercarse al horror de la guerra y lo que se oculta tras ella. Hacerlo de la mano de Mayte Carrasco, que ha conseguido una narración ágil y visual, permite observar ese mundo desde una perspectiva personal que se aleja de la frialdad del objetivo de la cámara para mostrarnos un horror que, por muy lejano que parezca, es mucho más cercano y mucho más real si es una persona concreta, con pasado y con ilusiones como Yulia, quien nos la cuenta.

INES MACPHERSON
FUENTE: ANIKA ENTRE LIBROS